Close

16 junio, 2014

Las temidas espigas

Con la proximidad del verano, nos encontramos ante un nuevo problema para nuestras mascotas, las temidas espigas.

Estas espigas son partes de gramíneas o cualquier reto vegetal que se seca y tiene la característica de clavarse en las zonas más expuestas.

Es frecuente que después de un paseo por el campo o jardín, nuestro animal empiece a lamerse con ansiedad la zona interdigital para comenzar a cojear posteriormente. Estas espigas tienen la forma de arpón y se quedan entre los dedos, para posteriormente, ayudadas por el movimiento, empezar a clavarse e introducirse en la piel del animal. Esto provoca una molestia, dolor y la consecuente infección, además de un problema más grave del que podamos pensar; ya que si no se sacan, estas espigas continúan avanzando pudiendo ocasionar un problema mucho mayor.

Espiga

Las lesiones más habituales por espigas en perros son en las patas. No obstante, también podemos encontrarnos con estos problemas en nariz, orejas y orificios sexuales.

¿Cómo nos damos cuenta?

Lo más típico para diagnosticarlas es, como he anunciado anteriormente, el lamido excesivo y continuo de la zona afectada, la cojera viene después debido al dolor que se produce y cuando miramos entre los dedos, vemos un “bultito” o una zona inflamada muy enrojecida. Este bultito es un absceso que se ha producido por la infección generada por la presencia de la espiga.

¿Cómo se cura?

El tratamiento del problema consiste en extraer el cuerpo extraño alojado. Para ello debemos acudir a nuestro veterinario para que lo realice con las mejores condiciones. Muchas veces es necesario abrir un orificio y drenar ese absceso para buscar la espiga y extraerla. A veces, no se encuentra cuerpo extraño, pero es necesario dejar ese orificio abierto unos días para que vaya saliendo el líquido inflamatorio y realizar curas diarias para controlar la infección y resolver el problema.

¿Cómo prevenir?

No podemos olvidar revisar a nuestra mascota siempre que vengamos de paseo por zonas con mucho pasto o diariamente si nuestro animal vive en el campo. Es importante saber, que aunque la mayoría de las espigas se encuentran en la zona interdigital, también podemos encontrarnos con estos problemas en nariz, orejas y orificios sexuales (vulva y prepucio).

Para más información podéis consultarnos aquí o en correo electrónico info@animalesfelices.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *