El verano y los temidos parásitos

Con la llegada del calor, vuelven a estar nuestros parques y campos  invadidos de parásitos externos pero no debemos olvidarnos de los parásitos internos, que siempre están ahí.

Parásitos externos

<strong>Prevalencia de la Leishmaniosis canina en España. En color rojo las zonas altamente endémicas.</strong>
En color rojo las zonas altamente endémicas de Leishmaniosis.

En Andalucía occidental, hay que tener especial cuidado con pulgas, garrapatas y mosquitos.Para poder prevenir adecuadamente a nuestros animales, conviene realizar un estudio personalizado de cada caso, pues, dependiendo de los hábitos de salida de nuestra mascota, podemos optar por un tipo de producto u otro. En el mercado se encuentran una gran variedad de productos. Unos específicos para un tipo concreto de parásito, y otros más completos, que combinan varias sustancias químicas para una protección más amplia.

Podemos encontrar pipetas (spot on) que se aplican sobre la superficie externa de la piel que deben ser administrados mensualmente. Otra opción son los collares antiparasitarios. Éstos tienen como ventaja que no hay que aplicar el producto mensualmente y puedes despreocuparte de no estar todos los meses pendientes de poner un antiparasitario. Para que sea un producto completo, deben protegernos de pulgas, garrapatas y mosquitos. También existen otras soluciones como son los comprimidos, los cuáles generalmente se usan para protegerlos contra pulgas y garrapatas.

  • Las pulgas, además de provocar mucho picor, pueden dar origen a problemas dérmicos por su picadura,siendo muchos animales alérgicos a su saliva. También pueden trasmitir parásitos internos al ingerir el animal a la pulga con sus lamidos.
  • Las garrapatas pueden llegar a provocar problemas muy graves, ya que algunas transmiten parásitos como erlichiosis, babesiosis, enfermedad de lyme, entre otras, que pueden causar graves problemas de salud en el animal. 
  • Los mosquitos, podemos encuadrarlos en los parásitos externos, ya que con su picadura pueden transmitir unas enfermedades muy graves. Entre las dos enfermedades más graves que pueden transmitir en esta zona, se encuentra la leishmaniosis y la filariosis (gusano de corazón).

Se puede y se debe personalizar cada caso, porque no es lo mismo un animal que va muy poco a la calle y otro que vive en un jardín o campo.

Parásitos internos

Los parásitos internos suponen un grave problema de salud para nuestras mascotas pero también para nosotros. Si tienes a tu animal perfectamente desparasitado internamente, también estaremos nosotros protegidos.

Estos parásitos no son los mismos en un cachorro que en un adulto. Ni tampoco el plan de desparasitación.

Un cachorrito puede tener parásitos que han sido transmitidos  por la madre a través de la placenta y/o leche. Conviene siempre desparasitar al animal antes de vacunar pues la presencia de parásitos disminuye la inmunidad, pudiendo ser menos efectiva la vacunación.

Los animales jóvenes suelen tener nematodos (gusanos redondos) y los adultos pueden tener nematodos y cestodos (gusanos planos), entre los que hay que tener especial cuidado con el equinococus granulosus, causante del quiste idatídico.

Debemos deparasitar más frecuentemente a los cachorros para poder acabar con las fases larvarias que no se encuentran en intestino siempre.

Lo ideal es que la desparasitación sea, de una manera general, todos los meses, incluso en adultos. Pero, al igual que con los parásitos externos, sería ideal personalizar cada caso y realizar exámenes coprológicos para ver si se está siguiendo un protocolo correcto.

Como productos para utilizar puedes encontrar, desde pastas o cremas, jarabes, comprimidos e incluso pipetas.

Si tienes alguna duda, ven a visitarnos y podremos explicarte más detenidamente tu caso y ver cuál es la mejor opción para librarnos y protegerlos de los temidos parásitos.

Deja un comentario