Close

13 noviembre, 2014

Cuidados básicos de un jerbo

Cuidados básicos de un jerbo. Programa Animales y Cía de Onda Cádiz Televisión. Clínica veterinaria Ávila.

Los jerbos son traviesos, limpios y casi inodoros,  son mascotas muy amables, sociales, y que raramente muerden. Una vez hemos decidido tener un jerbo como mascota debemos tener todos los materiales necesarios antes de traerlo a casa. Tener todos los elementos que un jerbo necesitará para su hogar le ayudará a asegurarse de que tiene una mascota feliz y saludable. Estos son algunos datos y cuidados básicos de un jerbo.

1. Datos biológicos

  • Roedores de la familia Cricetidae, subfamilia Gerbillinae y están muy emparentados con los hámsters, chinchillas y lemings.
  • Son originarios del sudoeste de Asia, este de Europa y norte de África y están adaptados para vivir en ambientes áridos y desérticos.
  • Esperanza de vida de 3 a 4 años.
  • Peso de los adultos oscilan entre 50 a 120 gramos.

 2. Reproducción

  • Alcanzan la pubertad a partir de las 10 a 12 semanas de edad.
  • La gestación dura entre 24 a 28 días.
  • El número de crías oscila entre 1 y 10, de media entre 4 a 5 por camada.
  • Entre los 17 y 20 días el pelaje se ha completado y comienza a abrir los ojos.
  • A las 4 ó 5 semanas ya están destetados por completo.
  • El padre puede volver a montar a la hembra durante el parto, así que sepáralos antes si no quieres que vuelva a criar.

 3. Comportamiento

  • Los jerbos coexisten pacíficamente entre ellos pero se pelean con los intrusos. Es mejor introducir los jerbos juntos cuando son jóvenes.
  • Son animales esencialmente silenciosos y solamente los adultos durante el celo y las crías producen sonidos (chillidos), en este último caso, para llamar la atención de la madre cuando están perdidos o necesitan alimentarse.
  • Si bien no son animales agresivos con los seres humanos, pueden morder si se los lastima o si están asustados (habitualmente las primeras mordidas son sólo de advertencia y prácticamente indoloras).
  • Generalmente, para mostrar su enojo con los seres humanos pueden arañar ligeramente la mano del que los molesta o golpearla repetidamente con la parte anterior de su cabeza (esto es muy común cuando se intenta tocar a las crías).
  • Son animales muy curiosos y suelen acercarse a la mano y treparse a ella cuando uno la introduce en la jaula.
  • Debe evitarse levantarlos por la cola ya que su piel es muy delicada y puede desprenderse con facilidad, haciendo necesaria la amputación del apéndice.

Jerbo de Mongolia-Mascotas Ávila

Jerbo de Mongolia. Imagen: Mascotas Ávila

 4. Alimentación

  • Los alimentos comerciales especializados para jerbos en forma de mezcla por lo general presentan todos los nutrientes esenciales que necesitan y debe estar siempre a su disposición.
  • Puede comer verduras como las acelgas, espinacas, escarola, endivia, lechuga, pepino, canónigos, berros, rúcula, lombarda, guisantes, zanahoria, nabo, alfalfa y calabacín en cantidad limitada en días alternos.
  • Pueden comer frutas como las fresas, uvas, albaricoque, manzana, pera o melocotón en cantidad limitada en días alternos.
  • Todas las frutas y verduras no ingeridas deben retirarse tras 24 horas.
  • Las dietas que contienen fruta desecada y semillas deben evitarse ya que hace que tiendan a la obesidad.
  • No deben comer col, patatas, cebollas, chocolate, dulces o comidas preparadas.
  • Agua fresca todos los días. Los bebederos más aconsejables son los de botella, los cuales debemos limpiar de formar regular asegurándonos de su correcto funcionamiento.
  • Las golosinas no deberían sobrepasar el 10% del total de los alimentos.

 5. Alojamiento

  • Las jaulas deben ser de plástico, metal o alambre, con un suelo de la jaula sólida para prevenir lesiones en las patas. Se pueden utilizar los acuarios.
  • Coloque la jaula en un lugar tranquilo, mantener una temperatura de entre 18 a 28°C y evitar las corrientes de aire. Es conveniente la exposición a la luz solar de forma periódica evitando las temperaturas elevadas que puede ser peligrosas.
  • Los materiales para el suelo o cama ha de ser no alérgicos, absorbentes, libre de polvo y no tóxicos. Los mejores materiales son el lecho de gránulos vegetales, el papel reciclado, la paja o el heno. Evite siembre las virutas de cedro o pino, que pueden irritar el tracto respiratorio. La arena para gatos no es adecuada como sustrato ya que resulta demasiado agresiva.
  • El material de suelo o cama debe tener un grosor de unos 5 a 10 cm y debe cambiarse varias veces por semana.
  • Conviene que dispongan del algún refugio en forma de caja o nido para proporcionar una sensación de seguridad y protección.
  • Deben poder salir de sus jaulas, siempre con supervisión, varias horas al día para que hagan ejercicio.
  • Proporcionar juguetes de madera o paja, cajas de cartón o rollos de papel higiénico para evitar el aburrimiento y enriquecer su entorno.

 6. Cuidados preventivos

  • Realizar un examen físico completo cada 6 a 12 meses.
  • Examen fecal trimestral para la detección de parásitos.
  • Realizar exámenes dentales regulares, según la indicación de su veterinario, para detectar la presencia de problemas de maloclusión dental.
  • Prevención de parásitos externos durante todo el año.
  • El ejercicio regular para prevenir la obesidad.

 7. Patologías más comunes

  • Problemas dentales.
  • Diarrea.
  • Caída del pelo o prurito debido a los ácaros, piojos, infecciones por hongos, o problemas hormonales.
  • Tumores.
  • Problemas respiratorios.