Close

6 noviembre, 2015

Consejos ante la llegada de un cachorro a casa

La llegada de un animal de estimación para nuestra casa, sea un perrito o gatito, debe ser planeada con todo cuidado y con antelación, para evitar así problemas en el futuro para animales y propietarios. Se trata de un periodo de adaptación nuevo tanto para nuestro amigo como para el propietario.

Estos pequeños seres de aire tierno y juguetones van a tener que adaptarse a un nuevo ambiente, que va a depender de varios factores, como la edad, su temperamento, las experiencias vividas hasta la fecha y su capacidad de aprendizaje. Pero todos los preparativos para su llegada son también muy importantes.

Al llegar a casa

La tendencia de la mayor parte de las personas que reciben un cachorrito en casa es cogerlo en brazos, jugar con él, llamarlo… y esperan que el cachorro esté inmediatamente disponible para todo eso. Pero atención, un cachorro no es un juguete!!!! Es natural que se siente asustado, es la primera vez que se separa de su madre y hermanos de camada, donde estaba confortable y se sentía seguro.

Actitud correcta

Los dueños deben dejar al cachorro en el suelo y dejarlo tranquilo, que reconozca el espacio. No debemos imponer nuestra presencia, debemos dejar que sea el animal el que nos busque y que descubra los recovecos de la casa, a su ritmo. Si hacemos esto, será más fácil y más rápida la adaptación del cachorro a su nuevo hogar y dueños, sin traumas.

Debemos ser conscientes

El cachorro va a estar nervioso y por eso es normal que tienda a hacer sus necesidades fisiológicas. Debemos colocarlo en un sitio de fácil limpieza y no debemos reñirles (es preferible ignorarlo) sino premiarles (con una caricia basta) cuando lo hagan donde queremos.

Una vez adaptado

Debemos buscarles un sitio donde pueda estar y dormir durante la noche. La primera noche del cachorro en su nueva casa puede ser complicada. Hay cachorros que se adaptan muy bien, pero también los hay que llorarán toda la noche al sentirse solos. Debemos ser fuertes y no acudir a su llanto. Hay algunos trucos que pueden servir para que esas primeras noches sean lo más llevaderas posibles, como por ejemplo, dejarle una radio en voz suave y/o colocarle un reloj de puntero sonoro.

Nuestro cachorro debe

Desde la primera noche dormir en el sitio que queramos que lo haga de costumbre. Hay muchas personas que al verlo tan pequeño, lo dejan dormir en su dormitorio o subirse a los sofás. Si queremos que de mayor no haga eso, no debemos incentivarlo desde pequeño. Lo que quieres que haga en un futuro, hazlo ya.

Si se trata de un animal que necesite cepillado diario, debemos cepillarlos desde el mismo momento, aunque no haya necesidad inmediata, así se acostumbrará a esa tarea y no protestará.

belgian-shepherd-dog-435944_1920

Nuevo animal

Si vamos a adquirir un cachorro nuevo, antes de tomar la decisión, debemos saber qué animal tenemos en casa ya, es decir, tenemos que conocer su carácter y temperamento. Así podremos compaginar mejor los dos animales.

Si el cachorro que ya se tiene en más tranquilo, procure un nuevo animal de características semejantes. Si fuese más viejo, un amigo muy animado va a querer jugar todo el tiempo y llegar a irritarlo. Otro caso muy común es que cuando los animales que ya estaban en casa reaccionan bien a la llegada de otro cachorro. Así como los niños que ganan nuevos hermanitos, los perros pueden sentir celos o quedarse estresados con el cambio de rutina.

Si van a convivir, la primera cosa importante es no quedar con celos del otro, entonces no debemos exagerar en la atención y en los cariños con el nuevo animal. No debemos dar cualquier tipo de privilegio para el más nuevo. El tratamiento debe ser igual entre ellos.

A continuación se enumeran unos puntos que nos pueden ayudar:

1. Muestre al animal más viejo que él no está siendo dejado de lado: mantenga los cariños, incluso cuando la nueva mascota esté en el ambiente.

2. Al jugar u ofrecer chuches a sus animales, cuide para no atender siempre al nuevo invitado antes. Es una manera de evitar disputas entre ellos.

3. La primera interacción es más segura si se realiza en un ambiente neutro. Un paseo con los perros puede ayudar a crear una relación de compañerismo y camaradería.

4. La llegada de un perro no puede alterar la rutina de otro. Si el perro más viejo acostumbraba dar paseos por la mañana, es preciso mantener esa rutina, incluso si el recién llegado no pueda acompañarle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *