Close

13 abril, 2015

Alteraciones del comportamiento en los animales mayores

comportamiento animales mayores

Es común observar alteraciones en el comportamiento de los animales seniles, tal como ocurre en las personas. Es fácil desvalorizar estas alteraciones y atribuirlas simplemente al envejecimiento cerebral. Sin embargo, es importante entender la diferencia entre el envejecimiento normal y otras alteraciones que pueden indicar problemas de salud. Los cambios bruscos en el comportamiento y las señales de incomodidad obvias, son fácilmente reconocidas. Pero existen otros cambios que se desarrollan de forma lenta y progresiva y que generalmente sirven como señales de alerta para la detección precoz de enfermedades ocultas.

Causa de alteraciones del comportamiento en animales mayores

Los problemas de comportamiento pueden ser causados por alteraciones en la rutina del animal, por enfermedades, senilidad o disfunción cognitiva, como en las personas mayores. Cualquier alteración en le estilo de vida puede ser estresante para un animal, independientemente de la edad. A medida que los animales envejecen, van perdiendo la capacidad de adaptación a los cambios en su ambiente. A veces, alteraciones como el nacimiento de un bebé, adopción de un nuevo animal o la ausencia de un miembro de la familia pueden perturbar esa capacidad de adaptación e inducir alteraciones en le comportamiento de los animales.

Los problemas médicos y degenerativos que afectan los principales sistemas orgánicos también pueden provocar alteraciones en le comportamiento de los animales de muchas formas. Con el avance de la edad, la audición y la visión se van deteriorando. Esto dificulta la comprensión del medio que lo rodea y puede influenciar la capacidad de reacción de los animales, que tienden a volverse desconfiados o deprimidos. Por otro lado, los animales, al igual que las personas, desarrollan artrosis. La artrosis dificulta el movimiento y puede causar gran incomodidad e irritabilidad. Las manifestaciones más frecuentes de este problema son la disminución de la actividad física y la intolerancia al ejercicio. Los animales dejar de querer jugar como antes, rehusar los paseos o hartarse de las fiestas que antes adoraban. Dolencias del hígado, riñones y enfermedades hormonales (diabetes, hipotiroidismo e hiperadrenocorticismo) influyen directamente en el comportamiento y la personalidad de los animales. El cerebro de los animales también sufre alteraciones con el envejecimiento.

Los procesos degenerativos cerebrales tienen impacto en la personalidad, la memoria, el comportamiento  y la capacidad de aprendizaje. Los animales mayores pueden exibir diferentes grados de disfunción cognitiva, desde alteraciones súbitas apenas detectables por su familia, hasta senilidad severa.

Señales de alerta en los animales mayores

El principal punto a notar es que las alteraciones en el comportamiento pueden ser un indicador precoz de que su animal puede tener dolor, puede estar enfermo o tener un proceso degenerativo.

Siempre que detecte una alteración de comportamiento, debe comunicársela a su veterinario, que podrá ayudarlo a comprender el significado de esa alteración e investigar las posibles causas. Además, debemos estar atentos a la aparición de los principales signos de enfermedad, particularmente en los más mayores:

  • aumento de la sed y/o producción de orina
  • incontinencia urinaria o fecal
  • urgencia o  esfuerzo en la micción o defecación
  • vómito o diarrea frecuentes
  • piel seca, seborrea, faltas de pelo o picor
  • nódulos en piel o palpables debajo de ella
  • heridas que no cicatrizan
  • temblores de la cabeza o patas
  • mal aliento
  • ojos secos, enrojecidos o  nublados
  • perdida de entusiasmo en las  actividades diarias
  • tos, respiración ruidosa o costosa
  • rigidez o dificultades en el movimiento
  • alteraciones de peso (obesidad o adelgazamiento)
  • desorientación, agresividad o apatía

Prevenir los problemas de comportamiento

Muchos de los problemas de comportamiento de nuestros compañeros más viejos pueden ser resueltos o controlados y minimizados. La vigilancia atenta y la detección precoz de las causas de esas alteraciones de comportamiento son fundamentales para prevenir problemas más serios. Con el auxilio de los medicamentos, suplementos y dietas especiales, podemos tratar o atrasar drásticamente la progresión de muchos problemas de salud y ayudar a nuestros amigos de cuatro patas a vivir mejor, más felices y durante más tiempo.

Si la lectura de este texto le generó cuestiones o ayudó a identificar un problema potencial, no dude en contactarnos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *